¿Viajas con tu familia o para tu familia?


ÁNGELA PINERO LUCAS

Life Coach & PNL Trainer

630 111 093

www.angelapinero.com

¿Viajas con tu familia?

 

Yo digo que soy “pata negra”. Mi familia por parte paterna es de Cáceres y por parte materna de Salamanca.

Somos 3 hermanos, vivimos en Valencia y en verano íbamos en coche con nuestros padres a Extremadura. En aquel entonces las carreteras no eran como ahora y el viaje duraba todo el día. Horas de viaje en un coche sin aire acondicionado, 3 niños y el “¿Cuánto queda?” de rigor cada 20 minutos más o menos. ¿Te suena esto?

Lo que más vívidamente recuerdo de aquello era la emoción de los preparativos, la ilusión de hacer algo diferente, el irnos juntos.

Pasar tanto tiempo en el coche viajando hacia que viese facetas de mis padres que desconocía, hablaban de su pasado, de sus sueños, de lo que les gustaba hacer. No eran solo mis padres, eran personas, ¡Gran descubrimiento!

Yo amplié mi visión del mundo con esa certeza y cambié un paradigma y ahora me gustaría plantearte un reto a ti:

Volver a descubrir a tu familia, verla con unos nuevos ojos, como un observador. Se curioso/a, como si fuera la primera vez que vieras los comportamientos o actuaciones de ti y tu familia. ¿Qué te parece? Observar a tu mujer o a tu marido de nuevo, a tus padres, a tus hijos como si fuesen hijos de otros. Damos tantas cosas por hecho que muchas veces pasamos por alto que ellos, como nosotros, van cambiando.

¡Descúbrelos de nuevo! Seguramente te sorprenderás.

Cuando me hice mayor pensé que en esos momentos juntos era cuando realmente nos escuchábamos y que ese el principio de la empatía: la atención y la escucha, sentir lo que el otro está sintiendo poniéndote en su lugar. ¿Realmente escucho con atención plena? ¿Sin juzgar? o quizás ¿esperando que acabe de hablar para contar mi verdad?

Me encanta la película Avatar y lo que dice la chica en una escena, TE VEO, te veo no solo con los ojos, te siento, te escucho, te veo por dentro y el protagonista se sentía importante, se sentía escuchado.

El mejor regalo que podemos hacerle a otra persona es la pureza de nuestra atención” Richard Moss                                                                                        

 

O ¿Para tu familia?

 

¿Para qué te vas de viaje con tu familia? Quizá contestes; para pasarlo bien con ellos, o quizá... Para salir de la rutina, ver sitios nuevos, ¿Qué vamos a hacer todo el verano en casa?

Sea cual sea tu respuesta el hecho es que te vas con tu familia de vacaciones.

Dicen que viajar sirve para conocer y también para conocerse. Cuando viajas en familia te das cuenta que pocas cosas son tan importantes como las personas a las que más quieres.

¿Te imaginas lo que os divertiréis después cuando contéis las anécdotas de vuestro viaje? Son vuestras, se quedan en la historia familiar, estrecháis lazos y eso hará que os unáis más todavía.

Viajar nos hace felices, nos hace sentirnos vivos. Viajar significa conocer otras costumbres, otras formas de vida, despertamos la curiosidad en nuestros hijos y les enseñamos a ser tolerantes con los demás y sobre todo ser conscientes de que nosotros, los padres, somos los creadores de esas  experiencias transformadoras.

Pienso que hay tanta diversidad en el mundo que podemos compartir con nuestros seres queridos que quizá no nos de la vida para hacer lo que queremos, así que cuanto antes empecemos mejor, ¿no crees?

También pienso que las vacaciones familiares son un excelente momento para romper con antiguos hábitos, quebrar paradigmas que se construyen en el día a día y empezar a poner nuevos pilares que sustenten unas nuevas actuaciones en el ámbito familiar.

¿Qué se te ocurre? ¿Intercambiar responsabilidades? ¿Hacer que los niños se encarguen de tareas para el disfrute de la familia? Podemos fomentar su independencia, individualidad y aumentar su autoconfianza y motivación.

Te propongo que ya que estas en un entorno diferente actúes de manera diferente. Libérate del piloto automático en tus vacaciones. Déjate, relájate, puede que si lo haces descubras que son las mejores vacaciones familiares de tu vida.

La vida es ahora. No habrá más momento perfecto que ahora, no seremos más jóvenes que ahora, nuestros padres tampoco y nuestros hijos se harán mayores y ya no volverán a ser como ahora. La vida es un gran regalo. Disfrútala con quien mas quieres.